martes, 26 de enero de 2016

Los misterios que Lucena perdió: la Sangre

En 1924 se funda en la iglesia de San Francisco de Paula, parroquia de Santo Domingo de Guzmán, la cofradía del Santísimo de la Sangre, tomando como titular una imagen procedente del convento de San Pedro Mártir de origen indiano. Ese mismo procesionaba por última vez en Málaga el trono que fue adquirido por la recién fundada cofradía y que se estrenaría en Lucena al año siguiente, recibiendo el apodo de la Carretá por sus dimensiones.

La Sangre planteó la creación del misterio del Calvario, con la Santísima Virgen, representada primero por la actual Virgen de la Amargura, y María Magdalena, reconvertida en la Santa Fe.
Con la bendición de la Virgen del Mayor Dolor el 1 de marzo de 1959, la nueva titular de la corporación pasará a formar parte del misterio, llegando a procesionar alguna ocasión sin la compañía de la Magdalena.
Foto de Antonio Ortega

Resulta difícil encontrar en otras localidades pasos de misterio formados por la Virgen y la Magdalena exclusivamente, siendo lo habitual los pasos en los que el lugar de ésta es ocupado por San Juan. Así lo vemos en las Penas de Santiago y el Amor de Córdoba o el Perdón de Huelva.
Foto de Valentín Moyano

Foto de José Gabriel Zurera
La aparición de María Magdalena suele estar sujeta a la de otras imágenes secundarias, conformando misterios completos, si bien en otros casos lo hace en solitario junto a Cristo Crucificado. Así la vemos en Mena en Málaga y la Vera Cruz de Alcalá del Río, mientras que formando misterio de Calvario la encontramos, por ejemplo, en las Siete Palabras de Sevilla.



No hay comentarios:

Publicar un comentario