miércoles, 18 de junio de 2014

Algunas notas sobre la imagen de Jesús de Medinaceli de Lucena

La archicofradía de Nuestra Señora del Carmen, fundada en 1606 en la iglesia del convento carmelita, va a convertirse en una de las hermandades más pujantes de la ciudad, poniendo en la calle un peculiar cortejo de figuras bíblicas que acompañaban a los pasos. En el siglo XIX, se incorpora a los desfiles la imagen de Jesús Preso, talla salida del taller de Pedro Muñoz de Toro.

En la segunda mitad de la centuria, la hermandad experimentará una crisis que provocará cambios en la jornada de salida para, más tarde, realizar la estación de penitencia de forma intermitente. En ese contexto, la familia Fernández de Villalta deposita la imagen de Jesús Preso en el convento de Santa Clara de la calle las Torres. Al desaparecer éste, el Cristo pasa a la iglesia del convento masculino de la orden, Madre de Dios. Ya con la iconografía y advocación de Jesús de Medinaceli, vuelve a procesionar por las calles de Lucena en 1973 el domingo posterior al primer viernes de Marzo, adelantándose al sábado a partir de 1985. 
(Foto de Antonio Ortega)
Finalmente, en 1989 se incorpora a los desfiles procesionales del Lunes Santo lucentino en el seno de la hermandad de Pasión que se hallaba en pleno proceso de reorganización.
Entre 1995 y 1996, Jesús de Medinaceli es sometido a una importante remodelación por parte del imaginero Manuel Luque Bonillo, que llega a desvirtuar los rasgos originales de la talla. Es entonces cuando se adquiere el antiguo trono de San José para el desfile procesional. 


 (Foto Antonio Ruiz)

En estos años de renovación, en los que el Cautivo llega a vestir una túnica prestada por el pontanés Nazareno de las Penas y otras de color blanco, se gesta la idea del nuevo paso procesional adquirido en Córdoba y cuya historia llena una entrada del blog. 


(Foto Antonio Ruiz)
(Foto Manuel Roldán Fernández)

No hay comentarios:

Publicar un comentario