jueves, 22 de mayo de 2014

Las coronas macarenas de Lucena

Los macarenos están de aniversario. La globalización de la Semana Santa y el impacto mediático de la hermandad han posibilitado que un importante número de personas conozcan que este año se cumplen cincuenta años de la coronación canónica de la Virgen de la Esperanza. 


Para el acto, que se desarrolló el 31 de mayo en la catedral sevillana, se empleó una corona que ya poseía la hermandad. La presea, diseñada por el genial Rodríguez Ojeda en 1912, está realizada en oro de dieciocho quilates y costó 12.500 pesetas. La Joyería Reyes fue la encargada de su elaboración, para la que se necesitaron los ingresos de una corrida de toros de Joselito el Gallo, la herencia de José Gutiérrez de la Vega y, por supuesto, la colaboración de los sevillanos que quisieron aportar su granito de arena. 

(Joyería Reyes. Foto IAPH)

La imposición de la corona tuvo lugar el 27 de marzo de 1913 en la iglesia de San Gil. Fue enriquecida gracias a la generosidad de sus hermanos en 1938 y 1953. La última gran modificación tuvo lugar en 1963, justo en las vísperas de la coronación canónica, consiguiéndose el aspecto con el que la conocemos en la actualidad. 
 
 
La joya fue pronto copiada e imitada. La misma hermandad encargó una diadema, que la imagen lució durante el triduo preparatorio de la coronación, inspirada en los motivos más característicos de la corona. 
 

Lucena no fue ajena a su carisma y muchas cofradías encargaron coronas seriadas inspiradas en la sevillana y salidas de los talleres de Angulo. Así, la Virgen del Valle procesiona con esta versión en metal plateado, prescindiendo de su antigua corona y ráfaga de plata.


Dos dolorosas del Jueves Santo tienen entre su ajuar coronas como la hispalense, la Paz y Esperanza y la Salud, si bien la primera de ellas ya no la utiliza para la salida procesional.


(Foto de José Antonio Invernón Porras El Enfoque Cofrade)

Hasta 1999, la Virgen de las Angustias se presentaba con una corona de estas características, suprimida con motivo del II centenario de la hechura de la talla. 

(Foto Campanitas)
Por último, compartimos esta conocida fotografía de la bendición de la Virgen de la Paz en la que porta una corona de inspiración macarena.
 
 
La fama de la hermandad de la Macarena se concreta en la adopción, por parte de otras cofradías, de elementos propios de la de San Gil, en un ejercicio de imitación con resultados dispares. Sirva esta entrada para homenajear a la cofradía de la Esperanza y a todos sus fieles en este año tan especial.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario