martes, 20 de mayo de 2014

La evolución del paso del Cristo del Valle

Un año después de su gestación, la cofradía del Cristo del Valle efectúa su primera salida procesional en la madrugada del Jueves Santo. La escasez de recursos obligó a sus primeros hermanos a pedir el trono de la Virgen del Valle para la procesión de 1987.

 (Foto José Antonio Invernón Porras El Enfoque Cofrade)

Junto al Nazareno, la hermandad entronizó una imagen de la Verónica procedente del convento de agustinas de nuestra ciudad. En 1989 fue reemplazada por otra talla cedida por la parroquia de San José de Jauja. Se configuraba así un misterio inédito en nuestra localidad pero presente en la Semana Santa de Sevilla, Córdoba o Málaga.

 (Foto Torralbo)
 (Foto Humildad)
 (La Salutación, Málaga)
 (La Santa Faz, Córdoba. Foto de Rafa Montenegro)
(El Valle, Sevilla. Foto de Joaquín Galán)

En 1990, la cofradía logra estrenar un sencillo trono de terciopelo y unos faroles. A las nuevas andas se incorporó, en 1991, un Cirineo. Diez años después, el lucentino Daniel García Berlanga esculpía una nueva talla. Retirada la Verónica, no sin la promesa de volver a recuperarla, el Cristo del Valle sigue formando parte de un sencillo misterio que lo distingue de los demás Nazarenos.
(Foto Humildad)
(Cristo de Pasión, Sevilla)

El resultado final del Cirineo no debió satisfacer a la cofradía que, un par de años después, lo suprime del trono.

(El Cristo del Valle en 2004. Fotos Antonio Ruiz)

(El Cristo del Valle en 2005. Fotos Antonio Ruiz)

El trienio comprendido entre 2004 y 2006 fue especialmente significativo para la hermandad. En 2004, la junta de gobierno decide, no sin levantar polémica, que el Cristo del Valle no regrese el Miércoles Santo al barrio que le da nombre. Al año siguiente, la Virgen de la Amargura procesiona bajo palio, por primera vez desde su primera salida en 1992. Y en 2005 se sustituyen las austeras andas del Nazareno por otras de orfebrería salidas de los talleres Gradit. 
(El Cristo del Valle en 2006. Fotos Antonio Ruiz)

Las últimas modificaciones de la estética del Cristo del Valle han consistido en la incorporación de potencias y una túnica bordada en aplicación que no suplen la ausencia de las imágenes secundarias que formaban un misterio que no posee nuestra Semana Santa.
(Foto Lucenahoy)


No hay comentarios:

Publicar un comentario