martes, 8 de abril de 2014

La evolución del palio de la Virgen del Socorro

(Foto de José Antonio Invernón Porras El Enfoque Cofrade)

Cautivados por el estreno del palio de María Santísima de Araceli en 1896, los hermanos de la archicofradía nazarena encargaron al mismo taller, la Casa Meneses, la realización de un paso de palio para la Virgen del Socorro que estaría listo para la Semana Santa de 1923.
Las andas, de reducidas dimensiones, estaban compuestas por una canastilla cuadrangular con esquinas salientes y chaflán, alternando una franja de terciopelo con una crestería neogótica. El palio, de sencillas bambalinas y amplia crestería, estaba sustentado por ocho varales en espiral.





La Virgen de la Capilla iba iluminada en un primer momento por candelabros con guardabrisas. Más tarde se le incorporó una candelería para, a continuación, sustituir las bambalinas por otras de mayores dimensiones.
 




 
Estrenado el nuevo trono de Angulo en 1974, el neogótico pasó a la hermandad de Servitas. La cofradía del Martes Santo perdía así el sello que le proporcionaba el trono con la peana del camarín.
Desde la fecha de la realización de la nueva canastilla y varales, que se elevaban hasta la docena, la Virgen del Socorro procesionó con manto y bambalinas en terciopelo negro liso que, ya entre 1992 y 1993 se cubrieron de bordados inspirados en la túnica persa y realizados por la cordobesa Paquita Aguayo.
 

 (Foto de Antonio Ortega)
(Foto de José Antonio Invernón Porrras El Enfoque Cofrade)

No hay comentarios:

Publicar un comentario