sábado, 29 de junio de 2013

El misterio del Lavatorio de Lucena

La hermandad de la Santa Fe puede presumir de atesorar uno de los misterios más originales de la Semana Santa andaluza: el Lavatorio. El grupo escultórico, que perteneció a la cofradía de la Vera Cruz, se atribuye al artista Pedro de Mena Medrano, especialmente la imagen de San Pedro, de excelente calidad. A continuación incluimos una fotografía del paso en los años sesenta, con un trono de madera de reducidas dimensiones. Se puede apreciar la peluca que hasta hace pocos años lucía el Cristo, así como las vestimentas que llevaban las imágenes hasta que fueron sustituidas, con dudoso criterio, por las bordadas en aplicación. 


miércoles, 26 de junio de 2013

El trono del Cristo del Amor

Don José Chacón, Marqués de Campoaras, adquiere en 1906 un trono salido del taller de Leoncio Meneses para Jesús Nazareno.


Las andas, compuestas por un primer cuerpo de terciopelo morado y una crestería gótica, al estilo de este taller, fueron usadas el Viernes Santo lucentino hasta 1972. En las esquinas se levantaban cuatro faroles góticos y en los laterales candelabros de tres brazos que la corporación nazarena aún conserva.

La Archicofradía de Jesús Nazareno compró un nuevo trono de Angulo, hecho que fue aprovechado por la hermandad del Amor para adquirir el de Meneses. En la siguiente fotografía, sacada de Campanitas, se puede ver al Nazareo del Martes Santo en su recién estrenado paso. El terciopelo morado fue sustituido por otro de color rojo.



En 2001, la cofradía estrena la restauración integral de las andas. Se sustituyeron los faroles por otros acordes con el estilo del trono. El terciopelo del primer cuerpo se cambió por una reproducción en metal de los motivos góticos de la crestería.



martes, 11 de junio de 2013

El retablo mayor y la imagen de Jesús de la Humildad del Hospital de Puente Genil

Con motivo de una visita a la ciudad cordobesa de Puente Genil, pudimos entrar en la antigua iglesia del convento de San Francisco, conocida como "el Hospital". El templo fue terminado en 1705, si bien la orden franciscana llevaba en Puente Genil desde 1644, llegando a estar asentados en la ermita de la Vera Cruz. En el interior, al que se accede después de traspasar un compás al que se abren las casas de hermandad de Humildad y Amargura, destaca el retablo mayor, terminado hacia 1730. La obra, de grandes dimensiones, está policromada en azul, rojo y negro y presenta partes doradas. Consta de un alto banco en el que se insertan las puertas que dan acceso a las dependencias interiores; cuerpo principal dividido por columnas salomónicas en tres calles, la central como embocadura del camarín y las laterales con hornacinas para San Pascual Bailón y San Pedro de Alcántara; un cuerpo superior con una hornacina a modo de manifestador flanqueada por estípites; y ático, que se erige sobre la cornisa del cuerpo anterior y que está presidido por la imagen de Jesús Crucificado flanqueado por San Buenaventura y Santa Clara, en hornacinas. 

Presidiendo el retablo, sobre peana, se alza la imagen de Jesús de la Humildad. Para el profesor Villar Movellán puede tratarse de una escultura salida del taller de Roldán, pero no del propio maestro. Llegó a La Puente en 1706 junto a Gregoria Francisca de Santa Inés, carmelita del convento de Las Teresas de Sevilla que tenía el encargo de asentarse en la casa pontanesa. Su origen sevillano parece estar demostrado, si bien su autoría sigue siendo, a día de hoy, un enigma. 


- ARANDA DONCEL, Juan y VILLAR MOVELLÁN, Alberto (dir.), La Pasión de Córdoba, Vol. IV, Sevilla, 1999.