miércoles, 16 de enero de 2013

Patrimonio perdido de Lucena: Dolorosa de la ermita del Cristo del Valle.

Hasta los inicios del siglo XX llegó a mantenerse en pie la ermita levantada en el siglo XVIII en la calle Corralás dedicada al Cristo del Valle. En ella se veneraba, junto al busto del Cristo del Amor, otro de una dolorosa. Ambos pertenecían a la familia Tapia, que se había encargado añadirles un cuerpo que, en el caso del Ecce Homo fue realizado por Andrés Cordón y Luis Tibao, tal y como conocimos a raiz de la restauración de la imagen por parte de Salvador Guzmán Moral, mientras que el de la Virgen sería confeccionado por Pedro de Orellana. Domingo María de Tapia fallece en 1854 y la imagen del Nazareno pasa a la parroquia de San Mateo, donde recibe culto desde 1867. En cambio, la dolorosa permaneció en la capilla para, más tarde, pasar a Santiago.
 
 
La Guerra Civil causó estragos en numerosos pueblos de la geografía andaluza, siendo Montemayor una de esas localidades que perdió parte de su patrimonio devocional. Perecieron las tallas de Jesús Nazareno, que tuvo que ser repuesto por Martínez Cerrillo y la Virgen de los Dolores. Para suplir la pérdida de la Virgen, don Rafael Flores Morante tramitó la cesión de la dolorosa de la ermita del Cristo del Valle, que llegó a este pueblo de la Campiña en 1965.
 
(Foto Flickr)
 
 
La Virgen de los Dolores puede fecharse en los años iniciales del siglo XVIII y se ha encuadrado dentro de la Escuela granadina.
 

(Foto Flickr)
 
Para la redacción de esta entrada hemos de agradecer las investigaciones llevadas a cabo por José Luis Sánchez Arjona, publicadas tanto en la revista Torralbo como en la editada por la hermandad del Amor, Campanitas.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario