lunes, 14 de enero de 2013

La Columna en 1915.

La Revista aracelitana publicaba en uno de sus números de 1915 esta bellísima instantánea del Cristo de la Columna, que en ese momento todavía procesionaba el Jueves Santo en el seno de la desaparecida cofradía de la Vera Cruz. Quedaban entonces muy pocos años para que la hermandad languideciera definitivamente y para que el Amarrado de Roldán se trasladara a Santiago para, desde allí, hacer estación de penitencia como titular de una nueva corporación.
 
 
 
No queremos cerrar esta entrada sin recordar a los miembros de la hermandad la necesidad de restaurar su bien más preciado. Es evidente que el Cristo de la Columna presenta un deterioro que va en aumento cada año que procesiona la imagen bajo la lluvia, una práctica demasiado habitual en esta hermandad. Esperemos que se ponga solución a tiempo y que no tengamos que lamentar su pérdida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario