lunes, 23 de septiembre de 2013

Un proyecto para la Puerta de la Mina

Uno de los momentos culminantes de la romería de bajada de María Santísima de Araceli se produce cuando la imagen llega a la ciudad de la que es patrona. La entrada se hace por el lugar conocido como Puerta de la Mina, junto a la Era del Santo, y que a pesar de su denominación carece de una puerta en sí. Por eso, el arquitecto César del Espino realizó un proyecto para construir una gran portada que habría de situarse en la rotonda de la ronda sur. 

(Foto Diario Córdoba)

La construcción de la Puerta de la Mina, además de constituir un excelente ornato para la desértica rotonda, supondría un atractivo para la romería. Y es que son muchas las hermandades que discurren bajo puertas o arcos durante sus desfiles procesionales, al proporcionar éstos buen marco para los espectadores. En la capital cordobesa, tras las obras de remodelación del Triunfo, las cofradías pasan por debajo de la Puerta del Puente. 
(Foto Diario Córdoba)

Muy cerca, en el barrio de San Basilio, el arco de Caballerizas es el que supone la entrada al entorno de la Catedral. Pasión, el Miércoles Santo, y el Tránsito, en agosto, pasan bajo él.

(Foto Vulkan72)

En Sevilla, el Arco del Postigo del Aceite es testigo del paso de numerosas cofradías, tanto a la ida como a la vuelta de la carrera oficial. 

(Foto El Mundo)

Y también emblemáticos son el arco de la Macarena, que forma parte de la muralla que aún circunda parte de este arrabal sevillano, y el que la Virgen de la Cabeza cruza cada mes de abril durante su multitudinaria romería.



miércoles, 21 de agosto de 2013

La bendición y primera salida de la Virgen de la Estrella de Lucena

La cofradía del Huerto cumplía su sueño de contar con una titular mariana el 28 de febrero de 2000, cuando Infantes Florido bendecía a la Virgen de la Estrella en el presbiterio de la parroquia de Santo Domingo.


La imagen, obra de Álvarez Duarte, lucía para la ocasión una saya bordada en aplicación por Antonio Villar y un manto de color azul noche. 

(Foto Torralbo)

Dos años más tarde, la cofradía tenía todo listo para poner en las calles a la Virgen de la Estrella. La prensa se hacía eco de la primera salida procesional como vemos en los siguientes recortes.

Las saetas de Diana Navarro para la hermandad del Amor

La saeta tiene un papel destacadísimo en la Semana Santa lucentina, tanto en su expresión más popular, representada por la saeta borrachuna, como en su modalidad más artística y profesional. Afamados saeteros como Curro Lucena, Kiki de Castilblanco, Antonio Nieto, Manolo Cuevas o la recordada Araceli Pérez Villa "la Quica" se han asomado a los balcones de nuestras calles para rezar a nuestras imágenes. La malagueña Diana Navarro llegó a participar en el concurso de saetas de nuestra ciudad antes de saltar a la fama a nivel nacional. A continuación, enlazamos un vídeo en el que dedica una saeta a la Virgen de la Paz.


Diana Navarro cantando al Cristo del Amor el Martes Santo de 1999.
(Foto Campanitas)

El puente de Miraflores también es cofrade

El Amor, desde el Cerro, y Vera Cruz y Descendimiento del Campo de la Verdad son las hermandades que se ven en la hermosa obligación de cruzar las aguas del Guadalquivir para llegar al centro de Córdoba, usando para ello el carismático Puente Romano. Ante la necesidad de restaurar el puente más antiguo de Córdoba, estas tres cofradías tuvieron que buscar un recorrido alternativo. La hermandad del Amor se decantó por la cercana pasarela de Miraflores, usada ya en la salida extraordinaria de octubre de 2005. 


Meses más tarde, el Domingo de Ramos de 2006, la cofradía del Amor cruzaba con sus tres pasos el puente de Miraflores, en un recorrido que pasaría a la historia de las hermandades cordobesas. Al día siguiente, la Vera Cruz hacía lo propio, al igual que en 2007. La tercera hermandad afectada, el Descendimiento, no pudo salir durante esos dos años a causa de la lluvia. En cambio, la experiencia no resultó del todo desagradable cuando, en 2008, y ya con la restauración del Puente Romano terminada, Amor y Vera Cruz tomaron la decisión de ir por Miraflores para volver por el camino de costumbre. 


martes, 20 de agosto de 2013

La Virgen de la Amargura en la hermandad de la Columna

La hermandad de la Columna incorporó en 1954 a la Virgen de la Paz y Esperanza como titular. Después de sacar a la antigua imagen de la Virgen de la Paz de la Vera Cruz, la cofradía entronizó en su paso de palio a una antigua dolorosa procedente de la capilla de los Dolores. En las siguientes imágenes aparece el Jueves Santo de 1975 y 1978. 

 (Fotos Columna de Esperanza)

La dolorosa también formó parte del misterio que la cofradía de la Sangre procesionó. Fue sustituída por la Virgen del Mayor Dolor en 1959.


Finalmente, pasó a la ermita de Nuestra Señora del Valle y fue incorporada a la hermandad de pasión de dicho templo con la advocación de Amargura. Empezó a procesionar el Miércoles Santo de 1992, en un sencillo trono sin palio.


miércoles, 14 de agosto de 2013

La procesión de Santiago a principios del siglo XX

Pasadas ya las fiestas que el barrio de Santiago celebra en honor a su patrón, subimos esta fotografía de 1916. En ella, el santo acaba de salir al llanete sobre unas sencillas andas de madera y espera, ante la policromada fachada de la parroquia, que se inicie la procesión. 

Santiago en la actualidad (Foto El Enfoque Cofrade)

martes, 6 de agosto de 2013

La antigua Virgen de los Ángeles de Lucena

Antes de la bendición de la Virgen de los Ángeles de Romero Zafra, la hermandad del Resucitado de Lucena procesionó en la mañana del Domingo de Resurrección distintas imágenes. Entre 1983 y 1984 salió la Virgen del Rosario que, más tarde, sería sustituida por una imagen del prieguense Niceto Mateo. La titular fue cambiada en 1997 por otra de Luis Peñalba Corpas.



Con la adquisición de la nueva Virgen de los Ángeles, la talla de Peñalba pasó a la localidad de Rute, donde llegó a presidir un altar del Corpus.

(Foto Foro El Antifaz)

lunes, 29 de julio de 2013

Lucena y Santa Marta

Una de las devociones más arraigadas en el pueblo de Lucena, hasta hace poco tiempo ajena al mundo de Es la ermita del Valle una de las que más devociones aglutina. Al venerado cuadro de San Judas Tadeo, cuyas oraciones pueden recogerse en el mismo altar, hay que sumar el cariño que el barrio muestra a la Virgen y al Cristo del Valle. Pero si hay una devoción sincera en este templo es la de Santa Marta, ajena hasta hace poco al mundo de las hermandades. La imagen, de escaso valor artístico, no siempre estuvo en la ermita del altozano del Valle sino que sus orígenes han de situarse en el extremo opuesto de la ciudad, en una de las dos calles que Lucena dedica a la santa. En la acera izquierda de Santa Marta la Alta se levantaba una pequeña ermita, con una sencilla fachada rematada por una espadaña y un interior no menos sobrio, con un espacio reservado para los fieles y otro que ejercía de presbiterio. En él se situaba el altar para la santa titular y dos cuadros, de la Virgen de la Soledad y Jesús Nazareno. Desaparecida la ermita a principios del siglo XIX, la imagen pasó a la del Valle. Desde allí, como podemos ver en la siguiente fotografía, procesionó en alguna ocasión.


La hermandad de la Virgen del Valle incorporó como titular a la milagrosa imagen de Santa Marta, excelente ayuda para los alumnos en sus pruebas finales y fiel guía de los que se examinan del carné de conducir. Desde 2006 procesiona el martes más cercano a su festividad. 

jueves, 18 de julio de 2013

El convento de Santa Clara de Lucena

Doña Catalina de Villarreal obtuvo el 22 de marzo de 1608 la licencia del obispo Mardones para la construcción de un convento de clarisas en Lucena. Más tarde consiguió la autorización de don Enrique de Aragón, Marqués de Comares, por lo que se iniciaron las obras en unas casas, cercanas a la muralla, del presbítero don Baltasar de Cuéllar.


El convento se situaba en la calle las Torres, en la esquina con Santa Catalina o Juan Valera. Al exterior tenía una sencilla portada rematada por una espadaña.


La iglesia tenía planta de salón y en el testero se levantaba el retablo mayor de Damián Francisco de Robles, realizado en 1692. También contaba con un púlpito de metal del que tenemos referencia gracias a la Revista Aracelitana.

Redondo Cantueso estudió la producción del lucentino Leonardo Antonio de Castro, que pintó para el convento cinco grandes lienzos con escenas de la vida de Santa Clara y otros de San Antonio, Santa Rosa de Viterbo, San Pedro de Alcántara, San Luis de Francia, Santa Inés, Santa Isabel de Portugal, San Luis de Tolosa y Santa Clara con el Niño Jesús, que desde 1972 se custodian en el convento de Santa Isabel de los Ángeles de Córdoba. Otra pieza del convento era el crucificado relacionado con Pablo de Rojas y que, procedente de Santa Ana, llegó a las clarisas en 1851. Esta imagen fue solicitada en sus inicios por la cofradía del Silencio.


De este convento salió en 1920 una talla de María Santísima de Araceli para ser titular de la filial malagueña, creada ese mismo año. La imagen, de pequeño tamaño y del siglo XVIII, ha sido recientemente cambiada por otra reproducción de la patrona de Lucena, de menor interés artístico.

(Foto Monago- Mártires)

También en Santa Clara estuvo, gracias a la donación de la familia Fernández de Villalta, la imagen de Jesús Preso de la Archicofradía del Carmen. El Cristo había formado parte de la cofradía del Martes Santo y, más tarde, pasará al convento franciscano, desde donde saldrá a partir de 1973.


La mala fortuna del convento, como tantos otros edificios lucentinos, lo llevó a desaparecer en 1970, después de que su patrimonio fuera repartido. 

  

sábado, 13 de julio de 2013

La Virgen del Carmen bajo palio

Durante unos años, la Virgen del Carmen se presentó ante su barrio de la Barrera y el pueblo de Lucena bajo un palio. Para sustituir a un palio anterior, la hermandad sacaba a la calle un palio de cajón sobre cuatro varales. 

(Fotos Antonio Ruiz)


viernes, 12 de julio de 2013

La Virgen de la Amargura en la ermita del Valle

La Virgen de la Amargura, titular de la cofradía del Cristo del Valle, procede de la capilla de la Virgen de los Dolores de la calle Ancha. Después de procesionar el Jueves Santo en la hermandad de la Sangre y en la Columna, la corporación del Miércoles Santo la recuperó para la Semana Santa lucentina en 1992. En la antigua ermita del Valle se colocó en una repisa junto al retablo del Cristo, como podemos ver en la siguiente fotografía. 

(Foto Humildad)

Antes de la restauración de la iglesia, la Virgen de la Amargura ocupó un altar provisional ante una puerta que conducía a las dependencias del convento. Lo hacía sobre una peana de la Virgen del Valle y bajo un dosel.

(Fotos Antonio Ruiz)

Tras la reapertura de la iglesia del Valle, la Virgen de la Amargura se desplazó al lado derecho del crucero, junto al venerado lienzo de San Judas Tadeo, quedando despejada la puerta que antes le servía de capilla. 





jueves, 11 de julio de 2013

El Cristo de la Sangre y San José en los Frailes

Con motivo de las obras de restauración de la parroquia de Santo Domingo en el año 2005, las hermandades se vieron obligadas a trasladar a sus titulares a otros templos. Las cofradías de la Sangre y San José realizaron un traslado conjunto hasta la iglesia de la Madre de Dios. Recorrieron la Plaza Cristo de la Sangre, Maristas y San Francisco para llegar al convento franciscano. 

La imagen del Cristo de la Sangre quedó colocada en el altar del Crucificado de Pasión, que pasó a ocupar un lateral de la capilla de la Virgen de la Pasión; San José se entronizó en la capilla de la Virgen de los Ángeles, que se llevó al altar mayor. 

(Fotos Antonio Ruiz)