martes, 9 de octubre de 2012

Una corona para la Aurora

En el mes de septiembre, la hermandad de María Santísima de la Aurora de Lucena hacía pública su decisión, aprobada por el cabildo de hermanos, de iniciar los trámites para la coronación canónica de su titular. La intención de la cofradía es, dada la devoción que la Virgen despierta entre buena parte de los lucentinos, culminar con este acto el III Centenario de la corporación, que tendrá lugar en 2017. La coronación sería la segunda en Lucena tras la de María Santísima de Araceli, primera imagen coronada en la diócesis de Córdoba.
 
La historia de la cofradía de la Aurora arranca en 1717, si bien sus antecedentes hemos de situarlos a finales del siglo XVII, cuando es colocado un cuadro de Nuestra Señora del Rosario en la calle Catalina Marín. Los vecinos de la zona, tal y como ocurrió en otras muchas localidades andaluzas, se reunían en torno a él para rezar el Santo Rosario, oración mental apoyada en un instrumento de cuentas muy vinculada a los dominicos y cuyo legendario origen se ha venido relacionando con Santo Domingo de Guzmán. Las inquietudes de los vecinos provocaron que se organizaran como hermandad, ya en la capilla propia de la calle Abad Serrano, popularmente conocida en la actualidad con el nombre de la titular.
 
Durante estos tres siglos de historia, la hermandad no ha estado exenta de altibajos. En cambio, su procesión es una de las más asentadas entre los lucentinos, marcando el inicio del otoño y poniendo el broche de oro al año cofrade. Y es que, María Santísima de la Aurora está presente en la vida de muchos devotos que, anualmente, visitan su capilla para ver a la Señora, aunque sea a través de las mirillas.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario