miércoles, 28 de marzo de 2012

Último fin de semana de Cuaresma

El sábado 24 de marzo, salía la Esperanza del Asilo de Málaga, por segundo año consecutivo. El paso de palio, portado por jóvenes hermanos, caminó bajo un cielo nublado tras filas de morados hermanos.

Pero, sin duda, fue el Domingo de Pasión el que más actos acumuló. Por la mañana, desde la Parroquia de San Felipe Neri, partía el traslado de los titulares de la Sangre. A los sones de marchas como "Nuestra Señora del Subterráneo" o "La Esperanza de Triana", la Virgen de Consolación y Lágrimas se acercó poco a poco a su casa hermandad de la calle Dos Aceras, desde donde volverá a salir el Miércoles Santo bajo su nuevo palio.

Por la tarde, en Lucena, se abrían las puertas de varios templos para que el numerosísimo público que abarrotaba las calles pudiera venerar a las imágenes. Era el caso de San Mateo, donde el Cristo del Amor, con el majestuoso retablo mayor de fondo, se exponía en besapié. En la nave del Evangelio, se exponían las nuevas cantoneras de su cruz, así como una saya bordada en oro fino por Mariano Martín Santonja para la Virgen de la Paz. Magnífico ambiente en una gran hermandad.

Multitudinario resultó el besapié de Jesús Nazareno, cuyas colas se extendían por la calle Curados y el Peso, llegando a esperar hasta una hora para entrar en la Capillita. Gracias a este piadoso acto, pudimos contemplar de cerca el resultado de la magnífica restauración efectuada por el IAPH.


También se expusieron en besamanos las dolorosas de la Soledad, Ángeles y Divino Consuelo, que normalmente recibe el beso de sus devotos el día de la Inmaculada Concepción.




No hay comentarios:

Publicar un comentario