lunes, 19 de marzo de 2012

El preámbulo de lo más intenso

La cercanía de la Semana Santa, hace que conforme pasen las semanas, los actos cofrades se intensifiquen. Así, el pasado viernes salían los Via Crucis del Cristo del Amor de Lucena, del que ya hemos hecho una reseña, y del Descendimiento de Cabra. La imagen egabrense, realizada por Antonio Bernal para una recientemente recuperada hermandad que viene a completar el Viernes Santo de la ciudad, recorrió las calles de Gargallo, la famosa "barriada". A pesar de que no fueron demasiados los fieles que siguieron el rezo de las estaciones, mereció la pena la visita tan sólo por ver la imagen y escuchar la capilla musical que, sin duda, tenía un buen nivel.


(Foto Charitatis del blog "El Enfoque Cofrade")


Desde la iglesia del Cerro, salía el sábado el Via Crucis del Lavatorio de Cabra. Sin ningún tipo de acompañamiento musical, el Cristo presidió este rezo en las calles del barrio.


(Foto Flickr)


Finalmente, el domingo 18 se celebraban numerosos cultos en Sevilla. En primer lugar, visitamos el templo de la Anunciación. A los pies de un imponente altar de cultos, la Virgen del Valle recibía el beso de sus devotos.


(Foto Fototeca Universidad de Sevilla)


En el barrio de Triana, la calle San Jacinto era un auténtico trasiego de personas que se acercaban a la capilla de la Estrella. La Señora, que estrenaba saya, ofrecía su hermosísima mano derecha a los devotos, que se arremolinaban en torno a Ella.




Entretanto, en el Porvenir, era el Cristo de la Victoria el que centraba el presbiterio, justo dos semanas antes de salir a la calle para abrir la Semana Santa sevillana.





Finalmente, en otro señero barrio sevillano, San Bernardo, el Cristo de la Salud estaba expuesto en besapié. El templo, prácticamente a oscuras, daba pie a la meditación ante el sereno rostro del crucificado.







No hay comentarios:

Publicar un comentario