jueves, 20 de diciembre de 2012

La Virgen de la Esperanza de Priego de Córdoba.

La localidad de Priego de Córdoba atesora un riquísimo patrimonio, tanto inmueble como de escultura. Las hermandades históricas de la ciudad rinden culto a imágenes relacionadas con los artistas más sobresalientes de la Escuela granadina. Es el caso de la cofradía de la Vera Cruz, que puede presumir de venerar al Amarrado a la Columna de Alonso de Mena y a la Virgen de la Esperanza, atribuida en los últimos tiempos a Torcuato Ruiz del Peral.
 
(Foto de Santiago Jiménez Lozano)
 


Francisco de Santaella, hermano del artista Juan de Dios de Santaella, fue uno de los responsables de la llegada de la imagen hasta Priego de Córdoba debido a su relación con el ambiente artístico granadino.

(Foto de Santiago Jiménez Lozano)
 
Aunque se ha atribuido a distintos artistas, las últimas investigaciones parecen haber acertado, a nuestro juicio, adjudicándola a Torcuato Ruiz del Peral, de cuyo taller saldría en 1738. Para lanzar esta teoría han sido determinantes las similitudes existentes entre la dolorosa prieguense y otras imágenes como Santa María de la Alhambra de Granada o la Dolorosa de la Catedral de Guadix.
 
(Foto Sansa)
 
En definitiva, a pesar de que no exista un documento en el que se afirme que la Virgen de la Esperanza salió de las manos de Ruiz del Peral, hemos de rendirnos ante las evidencias estilísticas que, en este caso, son casi tan válidas como su firma. 
 

domingo, 16 de diciembre de 2012

Patrimonio perdido de Lucena: La ermita de Nuestra Señora de la O.

Según narra Ramírez de Luque, el lucentino Juan Sánchez de Villarreal logró vencer al pirata Barbarroja el 18 de diciembre de 1518. Para agradecer su victoria, atribuida a la Virgen de la Expectación o Esperanza, festividad que ese día se celebraba, decidió construir una ermita en un olivar que poseía en la Calzada, justo donde casi cuatro décadas antes se había asentado Boabdil.
 
La ermita de Nuestra Señora de la O se levantaba junto al Hospital de San Juan de Dios. Poseía una nave de 19 x 5 metros, 22 x 12 según otras fuentes, a la que se accedía a través de una sencilla portada rematada por espadaña.
 
 
La cabecera estaba presidida por un retablo de madera tallada y dorada realizado por Francisco José Guerrero, uno de los más destacados retablistas del XVIII. Al centro, se abría el camarín que este mismo artista, así como Pedro de Mena Gutiérrez, labraron para la Virgen de la O. Además, existían otros altares dedicados a devociones como San José, que se integró en el título de la hermandad, o Jesús Nazareno.
 
 
Desgraciadamente para el patrimonio lucentino, la ermita, aunque elogiada en todos los documentos en los aparece citada, acabó abandonada y, por tanto, derribada. Más de cuatrocientos años de historia veían su fin por dejadez. También languideció su hermandad, que desde antes de 1562 rendía culto a la bellísima imagen de la O.
 
 
Afortunadamente, algunas piezas del patrimonio de la ermita lograron salvarse. Así, la Virgen de la O pasó a la parroquia del Carmen, donde pasa injustamente desapercibida. Porta al Niño que, en los momentos en que la hermandad estaba activa, aparecía en sus manos el día de Nochebuena. 
 

 
El retablo mayor fue trasladado a la iglesia de la Asunción de Castro del Río. Allí, mi estimado amigo José Antonio Invernón, autor del blog de fotografía El Enfoque Cofrade, pudo inmortalizar esta pieza durante una visita. Se alberga en la capilla del Sagrario, con el camarín cegado y presidido por una imagen seriada del Sagrado Corazón de Jesús.
 
 

En cuanto a la portada, pasó a un lateral de la parroquia de Santiago, donde aún permanece. Venía a sustituir a una puerta mucho más sencilla.
 
Finalmente, hemos de apuntar que en esta ermita se creó en 1724 la hermandad de Servitas de Lucena, que poco después se trasladó a la ermita del Santo Cristo del Valle de la calle Corralás.
 
 
Desgraciadamente, los lucentinos hemos de lamentar la pérdida de esta ermita y de la cofradía de Nuestra Señora de la O, cuya devoción hoy es prácticamente inexistente. Sería interesante retomar sus cultos en la parroquia del Carmen, devolviéndole parte de un esplendor que jamás podrá recuperar.


miércoles, 12 de diciembre de 2012

Imágenes para el recuerdo (XI)

La Revista aracelitana publicaba el 15 de diciembre de 1914 esta hermosísima fotografía de una de las esculturas más valiosas y desconocidas que atesora Lucena. Se trata de la Inmaculada Concepción que se venera en la ermita de Nuestra Señora del Valle, antigua iglesia del convento de alcantarinos. La imagen hemos de relacionarla con las gubias de alguno de los miembros de la familia granadina de los Mora, quizá con Diego.
 
En la ilustración, se nos muestra coronada y con la media luna, que en la actualidad porta la Virgen del Valle, a sus pies. Desgraciadamente, la imagen pasa muy desapercibida en un templo donde son muchas las referencias devocionales. Santa Marta, San Judas Tadeo, o el Cristo y la Virgen del Valle reciben las oraciones de los fieles que, muchas veces, pasan ante la Inmaculada sin reparar, no solo en su innegable unción sagrada, sino en sus valores plásticos.

Imágenes para el recuerdo (X).

Tal y como ocurrió en Córdoba, donde la Inmaculada de la hermandad del Sepulcro fue llevada a la Catedral, o en Sevilla, donde procesionó por el centro la fantástica escultura de Pedro Duque Cornejo del convento del Santo Ángel, en Lucena se organizó una procesión con la Purísima del retablo mayor del convento franciscano. La pequeña imagen salió en las andas de viaje de María Santísima de Araceli hasta San Mateo, donde presidió una serie de cultos en su honor.
 
 
Hemos de felicitar a la Agrupación de Cofradías por la vigilia que anualmente llevan a cabo en la parroquial de San Mateo el 8 de diciembre. En cambio, reivindicamos la presencia en ella de imágenes de la Inmaculada Concepción y no de otras que responden a la iconografía de la Asunción, como la que preside el retablo de la nave del evangelio de San Mateo o la Virgen de las Vegas, que además son seriadas.  
 

Imágenes para el recuerdo (IX).

El año 2004 estuvo cargado de actos en torno a la Inmaculada Concepción en toda la geografía andaluza, que tradicionalmente había defendido el dogma desde sus orígenes. Desde la Agrupación de Cofradías de Lucena se impulsaron multitud de actividades y cultos en distintos marcos para perpetuar la devoción a la Pura y Limpia.
 
En el Llanete de San Agustín, ante la imponente fachada del convento de agustinas, se erigió el monumento a la Inmaculada Concepción. En un primer momento, la escultura se colocó en un extremo, de cara a la iglesia, si bien ya durante la bendición se pidió que se colocara en el centro, en el lugar donde hasta hacía pocos años había estado Barahona de Soto. En las fotografías, distintos momentos del acto.
 
 
 

domingo, 25 de noviembre de 2012

Las Coronaciones Canónicas de la Virgen de los Milagros y la Virgen del Rocío.

La segunda década del siglo XX vivió dos coronaciones más en Andalucía. Tres años después de la esperadísima coronación de la patrona de Granada, la Virgen de los Milagros del Puerto de Santa María recibía esta distinción. Se convirtió en la primera imagen gaditana coronada.

 
La Virgen del Rocío fue la siguiente coronada, primera de la provincia de Huelva. La coronación se produjo el 8 de junio de 1919 en la aldea y, sin duda, debió ser un acontecimiento multitudinario.
 
 
La nota curiosa de esta histórica jornada la pusieron las camareras que, aunque recuperaron las ráfagas con las que estamos acostumbrados a ver a la Virgen del Rocío, inutilizadas durante mucho tiempo, las colocaron al revés.
 
 
 

Imágenes para el recuerdo (VIII).

El 16 de julio de 2006, la Archicofradía del Carmen de Lucena llevaba a cabo el acto central del cuarto centenario de su fundación. La titular gloriosa de la hermandad, Nuestra Señora del Carmen, fue trasladada en andas desde su templo hasta la populosa plaza de la Barrera, donde se celebró una misa de campaña.
 
 
 
La Virgen del Carmen pudo pasear, aunque fuera por un brevísimo espacio de tiempo, por calles por las que generalmente no pasa su anual procesión pero que, sin duda, guardan un especial cariño a la imagen.
 
 
Desgraciadamente, se dejó pasar una ocasión de oro para entablar lazos con la comunidad carmelita de la barriada de Santa Teresa y para trabajar en torno a la devoción del Cristo de la Humildad y la Virgen de los Dolores.

 
 

domingo, 18 de noviembre de 2012

Noviembre y la Amargura.

El mes de noviembre tiene cierto interés en el mundo de las hermandades. Las imágenes suelen ataviarse con colores oscuros en señal de duelo y son muchas las cofradías que celebran cultos especiales por sus hermanos difuntos o que tienen instituida su salida procesional en alguno de los días del mes. Pero, aunque todavía queden meses para que llegue Semana Santa, en noviembre se nos adelanta el Domingo de Ramos en San Juan de la Palma. En este templo de la calle Feria, collación de gran tradición cofrade, la Virgen de la Amargura recibe a sus fieles desde el presbiterio y anticipándonos lo que está por llegar.
 
 
Y es que, acercarse a la Virgen de la Amargura es contemplar la esencia misma de la Semana Santa de Sevilla, la síntesis más hermosa de lo que significan el mundo de las cofradías según la capital hispalense.

Imágenes para el recuerdo (VII).

El 21 de marzo de 1989, Martes Santo, la hermandad del Cerro del Águila conseguía cumplir uno de sus sueños: hacer estación de penitencia en la Santa Iglesia Catedral de Sevilla. Los orígenes de la devoción de la Virgen de los Dolores en el barrio se remontan a 1926, cuando en la Capilla de Hytasa se entronizó una imagen de pequeño tamaño con esta advocación. Perdida la talla, llegó otra en 1943 que se veneró ya en la nueva parroquia desde 1954 y que sería sustituida un año más tarde por la actual dolorosa de Sebastián Santos Rojas. Ese mismo año de 1955 quedaba erigida la hermandad de gloria que, ya en 1969, se fusionó con la sacramental. Pero es tras la procesión extraordinaria que la Virgen de los Dolores realizó por el Cerro en 1980 cuando, apoyándose en la cada vez más importante devoción a la imagen, se plantean su erección como hermandad de penitencia. Con el Cristo del Desamparo y Abandono ya en el barrio para formar parte del futuro paso de misterio, la hermandad ve aprobadas sus reglas de penitencia en 1987. Y es dos años más tarde cuando, haciendo un esfuerzo sobrehumano, solamente posible gracias al cariño de los vecinos, la cofradía planta sus dos pasos, todavía muy austeros, en el centro de Sevilla, entre la inevitable sorpresa de los hispalenses, conmocionados por la proeza.
 
 
El diario ABC se hacía eco del acontecimiento y recogía entre sus páginas esta curiosa fotografía en la que un nazareno pide la venia al presidente del Consejo ante la atenta mirada del Cardenal Amigo Vallejo, que desde entonces siempre profesó un cariño especial por la Virgen de los Dolores, a la que coronó canónicamente el 15 de septiembre de 2002, y por su barrio. El mismo periódico dedicó su portada a la hermandad ese Martes Santo.
 

Desde entonces, la hermandad del Cerro sale al filo del mediodía para, en un acto de generosidad, llevar a la Virgen de los Dolores, símbolo del barrio, al centro de la ciudad para conquistar el corazón de los sevillanos. 

martes, 13 de noviembre de 2012

Imágenes para el recuerdo (VI).

La hermandad del Sagrado Encuentro celebró en 2007 una especial efeméride, el décimo aniversario de la bendición de María Santísima del Divino Consuelo. Como dicho acto había tenido lugar en la parroquia de Santiago, tal y como ocurriera con la bendición del Señor, la cofradía decidió organizar un traslado a este templo, donde celebraron cultos.

La dolorosa salió en andas desde la capilla de las Felipensas en la tarde del 22 de frebrero. La lluvia, testigo de todo acto cofrade que se precie, provocó que el traslado se efectuara de forma rápida.

 
 
La Virgen del Divino Consuelo, una de las más logradas imágenes marianas de Romero Zafra, fue entronizada en el camarín del retablo mayor de Santiago, proporcionándonos una curiosa estampa.
 




La Coronación Canónica de la Virgen de las Angustias, Patrona de Granada y su Archidiócesis.

En 1912, surge en Granada la idea de coronar a su patrona, la Virgen de las Angustias. El propio arzobispo Messeguer y Costa fue partidario de la coronación canónica, presidiendo la comisión creada para conseguirla. El visto bueno se produjo el 30 de abril de 1913.



Tras unos meses de espera, la Virgen de las Angustias era trasladada en andas hasta la Puerta Real, donde el pueblo de Granada la esperaba ansioso. Entre el público, y en representación de Alfonso XIII, la Infanta Isabel, apodada "La Chata". El arzobispo Messeguer subió por unas escaleras para, tras besar al Cristo, se desprendió de su cruz pectoral y de su anillo para regalárselos a la Virgen para, a continuación, pasar a imponerle la corona, una obra del italiano Marabini realizada con las donaciones de sus devotos. Durante la ceremonio, la imagen de San Cecilio, patrón de Granada, y el pendón de la ciudad estuvieron presentes en el estrado.
 
Fue, sin duda, un día inolvidable del que se cumplirán cien año en 2013. Por eso, se está preparando una magna procesión en la que distintas imágenes marianas desfilarán ante la Virgen de las Angustias.
 
- Recomendamos el relato de Antonio Padial Bailón que se puede leer en www.centenariocoronacionangustias.org

martes, 6 de noviembre de 2012

La Coronación Canónica de la Virgen de la Cabeza de Andújar.

Pío X, en 1909, firmaba el decreto de coronación de una de las devociones marianas más potentes de Andalucía, la Virgen de la Cabeza, patrona desde ese mismo año del municipio de Andújar. Para el acto, que se efectuó en la localidad el día 23 de abril tras su llegada el día 19, estrenó unas coronas de oro que el arzobispo de Granadad tuvo el privilegio de imponer.
 
 
Los disturbios de los años treinta se llevaron consigo, para desgracia de sus devotos, la imagen de la Virgen de la Cabeza. Repuesta la talla, en un intento de curar las heridas del corazón de sus fieles, la Virgen de la Cabeza fue proclamada patrona de la Diócesis de Jaén en 1959 y recoronada un año más tarde.
 

 

Imágenes para el recuerdo (V).

En 2007, la hermandad de Servitas conmemoraba el CCL aniversario de la fundación de la Congregación que rendía culto a Nuestra Señora de los Dolores y que, por avatares del destino, acabó en la parroquial de San Mateo fusionada con el Cristo de la Humillación. Para poner broche de oro a los actos, la imagen de la dolorosa procesionó por las calles de Lucena por un itinerario muy diferente al que habitualmente sigue el Martes Santo.
 
 


domingo, 4 de noviembre de 2012

La Coronación Canónica de María Auxiliadora de Málaga.

A pesar de la existencia de una cierta polémica, se considera que María Auxiliadora de Málaga fue la segunda imagen coronada de Andalucía. El 30 de junio de 1907, los salesianos malagueños, establecidos en la capital de la Costa del Sol desde 1894, se sumaban a otras comunidades imitando este acto, que ya se había efectuado sobre la pintura encargada por Don Bosco para la Basílica de Turín en 1904.


Precisamente el hecho de que la coronación se efectuara como consecuencia de la invitación que se hizo desde la Santa Sede, con León XIII a la cabeza, para que otras imágenes de María Auxiliadora fueran coronadas, adhiriéndose a la de Turín, ha originado ciertas dudas sobre su validez. Así, el Obispado de Málaga tuvo que confirmar que la imposición de la corona de manos de don Juan Muñoz Herrera, puede considerarse como coronación canónica.


Como reconocimiento a su devoción, el Ayuntamiento de Málaga le concedió la Medalla de Oro de la Ciudad, que le fue impuesta por parte del alcalde, don Francisco de la Torre, el 26 de mayo de 2006. Pero fue en 2007 cuando, para festejar el centenario del  histórico evento, la imagen de Navas Parejo se trasladó hasta la Catedral de Málaga, donde estrenó un nuevo juego de coronas y desde donde inició una procesión extraordinaria.